Las causas de la impotencia


Conocido bajo muchos apodos en el tiempo y temido por cualquier hombre que busca disfrutar de la vida, la impotencia se está convirtiendo en una disfunción cada vez más común en estos tiempos. Los mayores niveles de estrés y contaminación, los estilos de vida que son dañinos para el cuerpo y la exposición a estándares de belleza y sexo que no se cumplen ampliamente en la sociedad son los posibles culpables de esta situación.



La impotencia puede ser causada por muchos factores diferentes de naturaleza física y psicológica. La lista de factores físicos presenta impotencia hereditaria, trastornos genéticos, diversas afecciones y la medicación prescrita para ellos. Los estudios han demostrado que muchos casos de impotencia se heredan de antepasados ​​que tuvieron problemas similares. El consumo a largo plazo de alcohol y nicotina también es una causa establecida de impotencia, debido a la forma en que el alcohol influye en el sistema cardiovascular.

Las condiciones y enfermedades que afectan el flujo de sangre dentro del cuerpo prácticamente garantizan la impotencia. Dado que las erecciones se basan en la cantidad de sangre que puede quedar atrapada en el pene y en el tiempo que lleva hacerlo, es fácil ver por qué las personas que padecen enfermedades cardiovasculares o diabetes tienen problemas para obtener erecciones.

El medicamento utilizado para mantener bajo control estas condiciones también puede afectar el flujo de sangre, especialmente en el caso de la presión arterial alta. Otros tipos de medicamentos que interfieren con las erecciones son aquellos que modifican las respuestas del sistema nervioso central a diversas acciones reflejas. Es probable que estos medicamentos inhiban el ensanchamiento reflejo de las arterias que permite que ocurra una erección. Los antidepresivos son bien conocidos por incluir la impotencia entre sus efectos secundarios.

Sin embargo, cualquier hombre que se despierte por la mañana con una erección completa o media puede probablemente decir que no hay nada de malo en el lado físico. Lo que significa, por supuesto, que el problema probablemente yace en la mente. Los factores psicológicos más conocidos que causan impotencia son el estrés y la falta de confianza. El estrés agota las reservas de energía del cuerpo humano y dificulta el funcionamiento normal del cerebro. Los hombres que sufren de estrés pierden la capacidad de responder correctamente a sus impulsos y reflejos.

La falta de confianza es un gran problema para ciertos hombres que no deberían tener ningún problema. Rompe el enfoque necesario para el sexo y pone todos los esfuerzos en duda. Este miedo íntimo al fracaso suele ser el comienzo de un descenso a la depresión. Con cada erección fallida, el hombre se convence cada vez más de que su temor al fracaso está justificado, lo que refuerza su creencia en su propia inadecuación. Si no se trata, esta situación puede salirse de control y convertir a un hombre físicamente sano en un recluso temeroso de cualquier contacto íntimo.

Sin embargo, la impotencia no es una sentencia de muerte. Puede ser tratado. No por abatirse y esperar que el problema se resuelva solo, por supuesto, sino tomando la iniciativa. Si no hay nada de malo con el lado físico, entonces el asesoramiento y la práctica (¡sí, leíste bien!) Deberían ayudar a que alguien elimine la impotencia. Con cada sesión de sexo que finaliza con éxito para ambos socios, la confianza vuelve y una vista positiva reemplaza a la negativa.

Si el problema está en el lado físico, entonces los hombres deberían mirar alrededor e intentar identificar la fuente. Puede ser que la causa sea un medicamento o una afección, en cuyo caso se debe consultar con un médico para que le aconseje sobre cómo manejar la situación. Los grandes bebedores y fumadores harían bien en dejar el alcohol y los cigarrillos por un tiempo y tratar de poner sus sistemas circulatorios en orden. Tal cambio en las elecciones de estilo de vida tiene muchos beneficios.


Por supuesto, aquí es donde los ejercicios de pene como el programa PenisHealth y las píldoras como VolumePills pueden ayudar a los hombres a derrotar a este viejo enemigo. Los ejercicios de ampliación del pene pueden ayudar a mejorar las respuestas de un pene desentrenado al reflejo de erección. Los ejercicios son también una excelente forma de aprender a controlar la eyaculación, que es crucial para la confianza de los que llegan rápidamente. Saber que puedes contener todo lo que quieras para complacer a tu pareja no tiene precio.

VolumePills, por otro lado, contiene ingredientes naturales que promueven el flujo de sangre al pene y aumentan la producción de testosterona. Esto sirve para reactivar el impulso sexual masculino y aumenta la necesidad de tener relaciones sexuales y el placer derivado de satisfacer esta necesidad. Sin mencionar que la mayor producción de esperma y los orgasmos más largos son un buen efecto secundario.

Comentarios